Y es que a tan sólo 35 córdobas se cotiza la libra de queso seco; asimismo a precios favorables se comercializan otros derivados lácteos.