Según las reglas internacionales, Guinea tuvo que esperar 42 días, el doble del período de incubación del virus.