Rigoberto apenas tenía 27 años cuando decidió poner en marcha lo que ahora se conoce como el principio del fin de la dictadura sangrienta.