En la época de los 90, Luis Miguel fue uno de los artistas que acaparó protagonismo mundial a través de la prensa mexicana y medios de espectáculo en general; los motivo, siempre fueron por los numerosos sucesos de su vida privada, así como las famosas fiestas que organizaba en Acapulco, conocida como el “high class”, en su mansión con más de 36 mil metros cuadrados de terreno.

En las redes sociales un joven tiktokero, junto a un grupo de amigos que disfrutaban de sus vacaciones en Acapulco decidió entrar en la mansión de Luis Miguel, o al menos lo que queda de ella. Pues actualmente la propiedad ya no le pertenece al sol de México, puesto que la vendió a una inmobiliaria.

En ese vídeo, los muchachos realizaron una inspección por el lugar, conociendo el interior de la mansión, por supuesto, todos ellos quedaron alucinados por las dimensiones de la misma, con piscina y una amplia terraza con vistas al mar. El interior de la propiedad está totalmente abandonado, con ventanas rotas, paredes en mal estado y también columnas deterioradas.

Periodista: Samantha Molina