La gran afluencia de turistas fue aprovechada por los dueños de restaurantes para ofrecer precios accesibles.