Esto implicará aumentar el rendimiento productivo, pasando de nueve a doce quintales por manzana cultivada.