En lo que va de año el Estado de Nicaragua ha invertido más de 30 millones de córdobas, para emplear a jóvenes en riesgo.