Con esta ley se espera que el servicio de energía eléctrica será totalmente del pueblo de Nicaragua, garantizando cobertura y calidad.