Mal de inicio, horrible, el Barça apenas nunca tuvo el juego controlado. Lo hizo durante varios minutos en la segunda mitad.