Procedimiento que se realiza para evitar el daño de los nervios y la médula espinal del feto.