Los clubes de Francia no apoyaron la creación de la Superliga, una decisión alabada por el presidente del país, Emmanuel Macron.