Uno de los objetivos de Molly, de nueve años, y su hermana Natalie durante las vacaciones era encontrar dientes de megalodón.