Esto significa que, con el 5% de la población mundial, solo Sudamérica tiene el 25% de los muertos en la pandemia, una cifra aterradora.