Fuentes médicas atribuyen estos incendios a la saturación de las UCI debido a la pandemia; un fenómeno que ha disparado el uso de electricidad.