La artista colombiana está acusada de seis delitos de fraude, penados cada uno con entre uno y cinco años de cárcel.