Las súbitas inundaciones dejaron al menos 30 heridos, destruyeron al menos 280 viviendas y, forzaron la evacuación de casi 40 mil personas.