El presbítero insultó a los vecinos de la iglesia, también conocida como El Calvario en el municipio de Nandaime.