La posible llegada de Kylian Mbappé ha pasado de ser un asunto de estado, futbolístico, aunque pueda parecer lo contrario.