Sin embargo, cuando los críticos comenzaron a llamar a Khloé fea y otros insultos, ella comenzó a cuestionar su propia belleza.