Este no es el único proyecto que tiene a Vicente Fernández como protagonista. Pero sí el único que no cuenta con el beneplácito de la familia.