Según datos de Indepaz, este hecho se convierte en la masacre número 66 que se contabiliza en Colombia durante el 2022.