Para evitar más víctimas, el Gobierno ha prohibido la entrada de turistas en la ciudad y en la región de Galyat.