Cada uno de los participantes pasaron por un largo proceso de selección y preparación para llegar a la gran final, con el objetivo, alabar a Dios.