La población pediátrica chilena contaba hasta ahora con vacunas Moderna autorizadas solo para uso de emergencia en pequeños desde los 2 años.