Conducir en estado de ebriedad es la primera causa de accidentes viales en Nicaragua, seguido de invasión de carril y el exceso de velocidad.