Gobierno alemán aprobó un plan que permitirá activar, en caso de escasez de gas, las centrales eléctricas que funcionan con carbón.