Ante el peligro de una posible explosión, cerca de 300 personas fueron evacuadas de sus hogares y trasladadas a una escuela secundaria.