Cinco provincias se mantienen en alerta verde ante la posible incidencia de las lluvias, como crecidas de ríos o inundaciones repentinas.