La fiscalía pide dos años de cárcel para el atacante brasileño y el pago de una multa de 10 millones de euros.