Tras el primer movimiento se contabilizaron cuatro réplicas de diversas magnitudes, sin pérdidas de vidas, ni materiales significativas.