Los dos robots de patrulla, llamados Xavier, están equipados con cámaras que pueden detectar el mal comportamiento social.