Más de 740 migrantes murieron durante el último año mientras intentaban llegar a Estados Unidos desde México.