Destacó que el buen invierno ha favorecido el crecimiento del pasto en las fincas ganaderas, garantizando así la alimentación de las reses.