Las inundaciones por las lluvias en Pakistán ocasionan graves enfermedades respiratorias agudas, infecciones cutáneas, diarrea y malaria.