Llamas de hasta 30 metros de altura atravesaron un área de casas dispersas, pasto seco y pinos en las afueras de la ciudad de Flagstaff.