El movimiento telúrico también se sintió en las vecinas Singapur y Malasia, alarmando a la población.