Recordemos que Álvarez dirigió junto con otros curas, el fallido golpe que provocó tanto dolor y llanto en Nicaragua.