La institución tampoco registró daños en los edificios cercanos y no se sintió «ninguna sacudida» durante los temblores.