Pudieron disfrutar de la cena sin ninguna distracción, sin que ningún admirador les molestara mientras degustaban alguno de los platos.