Los usuarios de la mensajería instantánea podrán elegir un cifrado de “extremo a extremo” para encriptar conversaciones entre dos aparatos.