Operadores de trenes exigen un siete por ciento más de salario para enfrentar la inflación en Reino Unido.