Actualmente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y los Estados miembros, están investigando brotes de la enfermedad fuera de África.