De acuerdo al reporte del Servicio Geológico de Colombia, el movimiento telúrico se produjo a una profundidad de 153 kilómetros.