Poco ha durado la tregua que firmaron Kim Kardashian y Kanye West para empezar a abordar sus diferencias en privado y lejos de las redes.