La estrella de la televisión comió carne de verdad antes de la Gala del Met, lo que hizo que la psoriasis se extendiera por todo su cuerpo.