Todavía se desconoce si el reptil era la mascota de uno de los pasajeros o cómo logró subir al avión sin que nadie se diera cuenta antes del despegue.