El larvicida elimina los criaderos, a la vez corta el ciclo de reproducción y previene la transmisión del dengue, zika y chikungunya.