Futbolistas ambos de 17 años han sido seguidos de cerca por los ojeadores del Barça en los últimos meses.