Y es que, a sus 46 años, el propietario del Inter de Miami se mantiene en plena forma con un entrenamiento novedoso.