Las lluvias, se convirtieron en las más fuertes en los 115 años de la historia de las mediciones meteorológicas en Corea del Sur.